lunes, 15 de diciembre de 2014

¿Aún no conocéis a Bernarda, la Dragona?

 
 
Se acercan las fiestas navideñas, y todos los que tenemos niños en casa sabemos la ilusión que se respira estos días con la inminente llegada de Papá Noel, de los Reyes Magos o de ambos. Yo os voy a recomendar un regalo ideal para niños de seis años en adelante. Se trata de este bonito cuento, titulado "Bernarda, la Dragona y el secreto del bosque".

Alicia G García (su autora) y yo nos conocemos desde hace tiempo. Compartimos una afición común, que es la de contar historias. Para los que aún no la conocéis os diré que es una estupenda escritora de novela negra, con dos novelas a sus espaldas que han cosechado mucho éxito en Amazon: "Buenos días", "Y por fin, el silencio".

Os preguntaréis por qué os hablo hoy de este cuento, y con razón. Todo tiene su por qué... A mí siempre me ha encantado el género infantil (tengo un niño de siete años, y los cuentos forman parte activa de nuestra vida), pero me llamó la atención de esta novela una circunstancia un poco atípica, y es la siguiente: es un cuento actual. Nada tiene que ver con las cursilerías a las que nos tienen acostumbrados, y es que partimos de la base de que Bernarda (su protagonista) es una dragona que ejerce de niñera. Pese a ser una figura de fuerza, está cargada de ternura: es comprensiva, paciente, tolerante, buena cocinera, ecologista... Esta figura de protección se hace necesaria porque los padres de Marta (la niña que cuida Bernarda) son como cualquier padre de hoy en día, y lógicamente, tienen que trabajar. De una manera muy lógica y sencilla se abordan desde las primeras páginas problemas tan actuales y diarios hoy en día como los sueldos, los préstamos, los trabajos a cambio de dinero. Se habla también del Amor, el amor de los padres hacia los hijos, y los esfuerzos que deben hacer a diario para que a ellos no les falte de nada. Me parece una manera muy sutil de ir poniéndoles los pies en el suelo a los niños; que vean el esfuerzo que nos supone a los padres trabajar para sacar adelante una familia.
 
 
Aquí os dejo una muestra de las ilustraciones. Son obra de un artista llamado José Manzanares Rodríguez. La maquetación y diseño de todas las páginas está orientado al mundo de los niños, tan rico en matices, de manera que nos encontraremos figuras de dragones a pie de página, siluetas, colores...

Me gusta especialmente una cita de Bernarda, que reza así: "No existen las malas hierbas, las hierbas son buenas o malas en función del lugar en el que crecen". El mensaje no puede estar más claro, y es que esta niñera ecologista no se anda con rodeos a la hora de explicarle a la pequeña Marta la importancia que adquieren los animales en la Naturaleza, porque todos son necesarios y cumplen una función. Yo soy de los que opinan que los niños tienen que acercarse al mundo animal y vegetal de una manera natural, porque la curiosidad estimula la inteligencia, y el conocimiento de su entorno forma parte de nuestro aprendizaje desde tiempos inmemoriales. Este campo (el de la Naturaleza) es y será una fuente inagotable de preguntas y respuestas entre niños y adultos; de ahí el acierto (a mi humilde entender) de la autora al introducir estos elementos, porque permiten interaccionar de una manera natural con nuestros peques. Bernarda nos dá ejemplo en el proceso de la siembra. Explica a Marta los pasos más importantes, y le deja libertad para que vaya aprendiendo por ella misma. Así, la niña aprende a leer leyendo las intrucciones de los botes de semillas, y aprende a escribir haciendo un diario con los progresos de la huerta. Me parece una manera muy bonita de acercarnos al proceso de la lecto escritura a través de actividades normales.

Como en todo cuento que se precie, la magia ocupa un lugar importante. También hay un villano (el Tío Paco), unas hadas buenas... El poder de la magia flota en el aire como si de un aroma irresistible se tratase, y los dragones pueden reconocerlo desde lejos, merced a su fino sentido del olfato.




Dragones y humanos conviven en este cuento de manera pacífica, o al menos así procuran que sea; pero... Hasta aquí puedo leer. Si queréis saber más de este cuento tendréis que comprarlo, jajajja. Aquí os dejo un enlace de compra. Por diez euros creo que lo sirven a toda España sin gastos de envío, y además a todo aquél que se decida a comprarlo en este mes de Diciembre le regalan una novela en formato tradicional (papel) de Alicia que resultó ganadora del certamen de novela corta Princesa Galiana 2009. No me digáis que no es un chollo...  Web de El Desván de la Memoria. Bernarda la Dragona.




jueves, 31 de julio de 2014

Presentación de Reliquias. Perdiendo el pudor. Desnudando el alma.



Buenos días. La verdad es que llevaba unos cuantos meses sin aparecer por este desván. He procurado devolver todas las visitas que he ido dejando pendientes, pero las horas han sido muy crueles conmigo estas últimas semanas, y todavía no me he "puesto al día". Poco a poco prometo volver a dejar el desván limpio y recogido...
A muchos de vosotros ya os había hecho partícipes de mi pequeño proyecto personal (algunos habéis sido cómplices desde el primer momento), pero a muchos otros os debo una explicación, porque me fuí sin avisar, y eso no es propio de mí. Es difícil resumir casi seis meses en unas líneas, pero lo voy a intentar: El verano pasado un grupo de amigos y compañeros de trabajo me propusieron un reto: escribir una novela. Al principio me lo tomé como una especie de broma, pero a medida que la historia iba cobrando forma yo me iba conociendo más a mí mismo, y poco a poco fuí encontrando sensaciones muy positivas, empatizando con los personajes y divirtiéndome al escribir. Fueron unos meses de auténtica locura, en los que descubrí al Balagar capaz de crear y dar rienda suelta a su imaginación. El resultado fueron 428 páginas de novela negra con tintes románticos (los que me conocéis un poco ya sabéis que el romanticismo siempre ha sido muy importante en mi vida)
¿Qué pasó después? Pues que el proyecto se me fué escapando de las manos. El manuscrito comenzó a moverse por mi círculo más cercano, y todos los que lo iban leyendo me animaban a dar un paso más. Era muy incómodo leer más de trescientos folios a doble cara y sin encuadernar; así que sin reflexionarlo demasiado me lancé a la aventura, y pedí un par de presupuestos para imprimir unos pocos ejemplares. Calculé que unas docenas bastarían.
 Justamente en esa parte del proceso se produjo un hecho fortuito, y que fué el mayor desencadenante de lo que hubo de venir después: uno de mis mejores amigos (Chon) me hizo un boceto que podría ser la portada de una futura novela. Fué un auténtico flechazo. Amor a primera vista. Literario, pero amor al fin y al cabo...
 Al primer golpe de vista supe que tenía que hacerlo. Tenía que dar un paso más, así que después de barajar muchas opciones (casi todas prohibitivas) encontré una opción asequible, pero ahí fué cuando realmente llegaron los problemas. Escribir el manuscrito me había resultado placentero, pero no me podía ni tan siguiera imaginar lo que me esperaba después: correcciones, maquetación... No os podéis hacer una idea de lo caótico que fué ese capítulo. Las correcciones me las hicieron de manera totalmente altruista Marichu y Raquel, a las que les estaré eternamente agradecido, y la maquetación la dejé en manos de una persona que me habían recomendado.  Mi desconocimiento del tema era total y absoluto. ¿Resultado? decenas de ejemplares mal maquetados y con erratas, pero de eso prefiero no hablar... La experiencia en estos casos lo es todo, y yo no tenía ni idea de nada. Supongo que lo educado sería decir que "tuve mala suerte"
Cuando al fin tuve la primera  novela en mis manos sentí una emoción indescriptible. Estaba mal maquetada, y el texto tenía algunas erratas, pero  superaba con creces mis expectativas. Nada que ver con aquél montón de folios inicial. ¡Ya podía decir que había escrito una novela! ¡Estaba eufórico!
¿Cuál era el siguiente paso? Pues sí, tratar de amortizar todo el dinero que había tenido que invertir (maquetación, diseño, impresión). Estoy seguro de que hay un montón de gente por ahí que se puede permitir el capricho de gastarse unos cientos de euros con total tranquilidad; pero no es mi caso...


LA PRESENTACION


La presentación "oficial" se hizo el día 17/8/13, en el Club Prensa Asturiana de La Nueva España, en Oviedo. Tuve el honor y el placer de estar acompañado por Manolo Peñayos (músico, cofundador del grupo Nuberu) y Pablo Valdés, editor, escritor y amigo personal mío. Aquí dejo enlace de la nota de prensa: Nota de prensa en LNE






Aspecto del salón de la Fundación José Cardín en Villaviciosa







Momento del sorteo de dos ejemplares gratuitos para la página de Facebook





Unas semanas después, el 23/8/14 pude presentar la novela en Villaviciosa (el pueblo que me vió nacer), en la Fundación José Cardín, a los que doy nuevamente las gracias desde aquí por ofrecerme una tribuna tan privilegiada. Destacable la amabilidad y generosidad de Quetina, que me hizo sentir "como en casa". El acto fué cubierto por Chema Mateos, y publicado en el periócido digital "En la villa.es". Aquí dejo el enlace también. Presentación en Villaviciosa




Poco a poco la novela fué ganando lectores, y a partir de ese momento comenzó la aventura de la distribución y la promoción (no olvidemos que la novela es autopublicada, con todo lo que eso conlleva). Fué necesario perder la vergüenza, y vencer muchos miedos, entre ellos y fundamentalmente el de poner precio a "algo" que yo estaba acostumbrado a compartir gratuitamente por Internet. El manuscrito pasó a ser una especie de "producto", con código de barras y precio de venta al público. Es difícil, muy difícil ponerle precio a la creatividad; pero cuando asumes con tu patrimonio personal el coste de edición, no queda otro remedio... Así es como llegué a las principales librerías de Oviedo: Elías, Alarcos, Cervantes, Ojanguren, La Palma, Santanillas, Maribel

Escaparate de la librería Cervantes. De fondo la iglesia de San Juan, todo un lujo


 A partir de ese momento todo fué una auténtica locura: entrevistas en la radio (Cope, Rtpa, Parpayuela), en la televisión (Rtpa)


Mis amigos de Radio Parpayuela. Mi apoyo incondicional siempre.



Entrevista en Radio Parpayuela
Entrevista en la Tpa




DIALOGOS EN COMPAÑIA. AUDITORIO DE OVIEDO. LORENZO SILVA

A lo largo de toda esta aventura he ido acaparando como tesoros un montón de experiencias, pero sin duda y con diferencia la mejor de ellas ha sido conocer a uno de mis referentes "de siempre" en la novela negra: el Maestro Lorenzo Silva. Esa ha sido una experiencia impagable y que recordaré con orgullo y con cariño para el resto de mi vida. El encuentro fué posible gracias a una persona entrañable, un paladín de la cultura que es todo un referente aquí en Oviedo. Su nombre es Chelo. De apellido Veiga. Bibliotecaria de profesión, es todo un nexo de unión entre escritores y lectores. De su genialidad nace un evento que es en sí mismo brillante, y que tiene el nombre de "Diálogos en compañía...".Cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Oviedo, y es un acto que pretende un acercamiento entre los que escriben y los que leen. En este caso pudimos contar con la presencia de Lorenzo como maestro y un humilde servidor como aprendiz. Todavía no me he recuperado de la emoción. Es grande, muy grande, Lorenzo... Una de las personas que acudieron ese día al Auditorio fué Bea, que tiene un blog muy interesante, y que recomiendo desde aquí. No podría explicarse con mejores palabras lo que allí sucedió esa tarde; pero mejor que os lo cuente ella: Reseña de Bea. Diálogos en compañia. Lorenzo Silva


Aquí dejo también un par de fotos.



En esta foto he tenido el honor y el placer de conocer a Ander Azcárate. Es todo un privilegio poder estar entre las personas que componen sus archivos de fotos y autógrafos.
Por el camino han aparecido un montón de personas que me han dejado muestras de su cariño, como Luna Méndez, La Teniente Ludeña, Faty, Mao, Nico, Baldo...
                              




                                       Una de las fotos más
                                        simpáticas de las que
                                        me han ido llegando,
                                        sin ninguna duda...
Con uno de los lectores más jóvenes y prometedores de Arriondas. Nico.
La estantería de Baldín. Todo un honor y un privilegio compartir atalaya con los más grandes...
Con Juliana, alias "teniente Ludeña"
Luna Mendez. Una musa. Encantadora.
El gran Mao. Empresario emprendedor. Los Caserinos. Los mejores quesos de Villaviciosa.
















Otro acto muy emotivo fué la presentación de la novela en la feria del libro de este año 2014, Libroviedo. Muchas gracias desde aquí a Auri (Librería Elías), por su apoyo y orientación profesional desde los más tiernos inicios de "Reliquias".
Quiero agradecer desde aquí todas las muestras de cariño, ánimo y apoyo que he ido recibiendo a lo largo de estos meses. La experiencia ha resultado más positiva de lo que yo mismo hubiese creído en un principio; y me quedo con todas esas sensaciones que he podido ir recopilando y guardando para siempre gracias a tod@s vosotr@s. No voy a empezar a enumerar porque soy un poco desastre, y mi memoria deja mucho que desear; pero un lugar de privilegio se lo tengo que otorgar a Daniel Fernández de Lis (una de las primeras personas en  reseñar la novela) Reseña de Daniel, a Bea, a Jesús García Peón Reseña de Jesús, a Roberto Fernández Llera Mis quebrantos blog

Creo sinceramente que la edición de la novela ha quedado muy bien, y felicito a Ángel (Sastre de Los Libros, imprenta Hifer) por el magnífico trabajo realizado. Aquí dejo el enlace de su página web, en la que ofrece servicios de entrega a nivel nacional.Sastre de los libros


Podría estar dando agradecimientos personales horas y horas, pero no me quiero liar más todavía. Simplemente deciros a tod@s los que formáis parte de mi pequeño mundo de letras y fantasía que ha sido todo un placer compartir con vosotros mi creatividad. Muchas gracias. Sin vuestro apoyo nada de ésto hubiese sido posible. Besos y abrazos según corresponda.  ;))










domingo, 15 de diciembre de 2013

Nostaldia




Escamas brillantes de un sol endurecido cortan las manos llegando hasta el hueso. No brota sangre. Nunca brota sangre, porque el recuerdo mana del alma, y sus invisibles humores se enredan invisibles en los labios como frágiles telarañas. Solo el deseo es capaz de escapar de tan extraña cárcel, y los suspiros que se escuchan desde lejos se empeñan en grabarse a fuego en el pensamiento. El cielo parece calmarse. Un grillo canta. En el silencio de su última mirada, un búho, deslumbrado, se espanta, y vuela alocado chocando contra las paredes.

Cárcel y carcelero se alejan unidos por la misma soga.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Sentimientos libelulares.










Y me muero un poquito con  cada silencio que te guardo, cada día que me acuesto sin recordarte, cada pensamiento que egoístamente guardo para mí; y lo extraño del caso es que no sé por qué me empeño en hacerlo, porque si de mi parte consciente dependiera ocuparías Todo, y digo Todo cuanto siento, aunque el resto de mi vida me viese obligado a vivir sin sentir…
 
Y me muero por despojarte  una vez más de ese camisón de niebla, espantando el sueño de esos ojos adormecidos, columpiándome burlón en el albor de tu mirada inquieta y sorprendida. Me gustan las caricias de esas pestañas que se mueven alocadas, porque me exilian a un mundo en el que solamente existimos el tú aquí y el yo ahora.
 
Y me muerto porque no sé dónde podré encontrarme mañana; ni lo que podré estar haciendo; ni tan siquiera si respiraremos el mismo aroma a salitre que ahora mismo tanto me llena. De la vida escojo siempre el sí y el ahora; porque he comprendido que su efímera caducidad me obliga a ser prudente y temerario a la vez. Temo a la muerte, como todo hombre; pero debo arriesgarme. Te digo siempre ¡SI!!
 





 

domingo, 17 de noviembre de 2013

Soluciones de Primaria para seres primarios.






Esta es la historia de un colegio abandonado, vallado con pancartas, al que los padres acuden diariamente cabizbajos y los niños preocupados. Esta es la historia de un barrio que crece y un colegio que mengua, en el que los niños aprenden a pintar carteles de protesta.

Uno de los preceptos básicos en la educación infantil se fundamenta en la importancia de no mentir. Las mentiras conducen al desengaño, a la desconfianza, a la repudia... En el mundo de los niños es algo que  ellos tienen meridianamente claro. Toda mentira nace de una situación incorrecta, de un comportamiento equivocado, y ellos saben que eso merece ser castigado. En las relaciones de los adultos no siempre ocurre así, y ese principio tan básico es mancillado diariamente. En el mundo de la política parece ser la moneda de cambio con la que nos pagan a los ciudadanos. A estas alturas de la vida (con la que está cayendo) todos parecemos tener perfectamente claro que la única prueba de capacitación que se exige para ser político es la de saber mentir.

No podemos permitir que las incertidumbres de un futuro borren la sonrisa de nuestro presente. Nos obligan a rebelarnos. Nos sacan a la calle; y es que ya no podemos más. No podemos seguir aceptando más mentiras. Llevamos cuatro años aguantando carros y carretas, dejándonos seducir por serpientes de colmillos afilados como espinas y brujas de cuentos de hadas. En el mundo de los niños existen héroes y villanos, y los padres hemos de tomar partido. Nosotros somos la referencia de nuestros niños. Somos sus héroes a diario. No podemos rendirnos sin luchar, porque entonces habrán ganado los villanos. En mi caso lo tengo muy claro: NO QUIERO IRME DE MI COLE. NO QUIERO QUE ESCOJAN POR MI EL LUGAR DONDE HAYA DE RECIBIR LA EDUCACION MI HIJO. Lo más triste del caso es que en el Carmen Ruiz Tilve hay un montón de profesionales que son tan víctimas como nosotros de una gestión inepta y corrupta, en la que los fondos prometidos desaparecen sin dejar rastro. ¿En qué cabeza cabe que haya designadas plazas de maestro en un colegio que no existe? 
 
 

Nuestros hijos son nuestro bien más preciado, el mayor de nuestros tesoros. Ellos son nuestro futuro. ¿Por qué se empeñan algunos en dejarlos sin presente? El patio de recreo más triste que me puedo imaginar es aquél en el que los niños se miran con desconfianza los unos a los otros. Yo no quiero eso para mi hijo. Yo quiero para mi hijo un entorno favorable, el entorno que necesita para aprender jugando. No quiero que se tenga que sentar a jugar solo en las escaleras de un colegio frío y distante, ni que tenga que arriesgar la vida innecesariamente todos los días en un autocar. Quiero que vaya al colegio que le corresponde, porque así me lo han prometido; y es mi derecho como ciudadano.

A lo mejor es que no me ha quedado claro todavía que a pesar de vivir en el barrio de mayor proyección demográfica de Oviedo somos un barrio "de tercera", con un peso en votos asumible. Nuestros hijos están censados, señores del Ministerio, no vivimos en ningún piso patera. Están censados en el registro desde el día de su nacimiento. ¿Cómo pueden ser tan ineptos como para no entender que en un colegio con plazas para ciento treinta no caben doscientos treinta? Puede que nuestros representantes se hayan olvidado de las matemáticas preocupados como viven en maquillar unas cuentas que no cuadran, saldando y finiquitando presupuestos con una falta de asepsia que raya en lo temerario. Déjense ustedes de robar, que ya estamos hartos de mirar hacia otro lado, y cumplan con su trabajo; porque los obreros cuando no cumplimos con nuestro trabajo somos despedidos, y a veces incluso sin haber fallado, por desgracia.
 
¿Cómo pueden tener la desvergüenza de negar que este colegio ya estaba presupuestado y aprobado? ¿Por qué no asumen su incapacidad? Sí, hablamos de soluciones primarias gestionadas por seres primarios, hablamos de barrios de primera tratados con desprecio y arrogancia. Pues sepan, señores míos, que los vecinos de este barrio ya estamos muy cansados de buscar en el cielo las soluciones de la tierra, que tenemos los pies empapados de vivir saltando charcos en una zona que debería estar hace años asfaltada. Sepan, señores míos, que cuando se cierran las puertas en ocasiones es necesario derribar muros; y es que se vé, primarios seres, que las voces de los niños suenan tan débiles que no llegan a sus despachos. Nuestros niños quieren crecer. Necesitan crecer... ¿Por qué demonios no les dejan? ¿Cuál es la sinrazón de este abandono? Los monstruos infantiles pueden tener mil caras, y mil rostros diferentes; pero los que más nos aterrorizan a los adultos son lo que miden el valor de las personas en euros y en votos. Esos monstruos viven ajenos a todo aquello que no sea sus divertidas gráficas de colores, sin querer darse cuenta del esfuerzo que supone diariamente para algunos conciliar el trabajo con la vida familiar.
Luego que no se queje nadie. Que no digan que no están avisados. Estamos criando a la generación del desencanto, la que vé en la democracia reflejada una anarquía. Los niños son como esponjas, y deberían de tenerlo ustedes seriamente en cuenta. En lugar de enseñarles a leer y a escribir les estamos enseñando a luchar.
 

 

sábado, 5 de octubre de 2013

El texu de Bermiego. Primeros paseos de otoño. Bendita rutina...









Especie: Taxus Baccata

Este impresionante ejemplar de tejo puede visitarse en la falda del Aramo, en un pueblo llamado Bermiego (Asturias). Es un árbol declarado Monumento Natural (Decreto 71/95 de 27 de abril).
Su enorme envergadura (más de siete metros de diámetro) le convierten en uno de los ejemplares más longevos e impresionantes de Europa. Este simple dato podría ser motivo suficiente para animarse a dar un paseo y disfrutar de las impresionantes vistas que un pueblo como Bermiego puede ofrecer,

pero lo realmente impresionante son las leyendas ancestrales que circulan en torno a un árbol como éste.
Dicen las más antiguas leyendas celtas que los astures veneraban al texu, considerándole un árbol sagrado, un guardián entre la vida y la muerte. Bajo la protección de sus frondosas ramas se celebraban reuniones y actos religiosos.
Actualmente está asociada su presencia a la de símbolos cristianos, como las iglesias y los cementerios, pero no siempre ha sido así. ¿La razón? La razón es muy simple: los cristianos construyeron sus edificios al lado de los lugares de reunión tradicionales del pueblo astur con la intención de "catequizar" a lo que ellos entendían como "pueblos paganos"; pero quede claro que antes de las iglesias estaban los árboles, y antes aún las creencias religiosas de esas gentes...

Trátase el tejo de un árbol que a mí personalmente me resultaba un auténtico desconocido; pero que me ha enamorado a primera vista. ¿Quién no ha utilizado en alguna ocasión la expresión "tirar los tejos"? Yo mismo la he utilizado en infinidad de ocasiones sin ser consciente de sus raíces. Parece ser que la expresión podría proceder de una antiquísima tradición en la que los contrayentes de una celebración matrimonial partían ramas de tejo arrojándolas tras de sí como augurio de buena suerte. Otra interpretación lo situaría en la práctica que se ejercía a la salida de los "conceyos" o reuniones de los pueblos a la sombra de estos árboles: las mozas arrojaban semillas y ramitas de tejo a sus ansiados galanes en abierta declaración de amor.




¿Son raíces de texu o piernas humanas?

Su madera

Su madera no tiene actualmente un aprovechamiento comercial significativo; pero en la antigüedad era un recurso básico para los moradores de Asturias. La dureza de sus ramas era aprovechada para la confección de arcos, y los artesanos la utilizaban para los objetos que más resistencia y durabilidad necesitaban. Era un material noble, utilizado para la confección de uno de los instrumentos musicales que más nostalgia y sonidos "mágicos" puede transmitir: la gaita. Los mismos druidas fabricaban sus bastones mágicos con madera de texu, y los palillos utilizados para predecir el futuro eran de ese mismo material.
El carácter "solitario" de esta especie de árboles, unido a su lento metabolismo hace que sea muy extraño en la actualidad encontrar grandes bosques de tejos; pero antaño se consideraba un símbolo de riqueza y sostenibilidad la presencia de estos árboles en una zona determinada. Situados en lugares estratégicamente dominantes casi siempre, marcaban los límites de las tierras, y eran plantados en ocasiones para inaugurar nuevas casas o terrenos, ya que su longevidad permitía datar su construcción (al menos de una forma orientativa). No olvidemos que estos árboles pueden llegar a vivir más de dos mil años.






Toxicidad. Propiedades medicinales

La dualidad de este árbol, símbolo de la estrecha línea entre lo vivo y lo muerto está presente en las costumbres ancestrales. Posee propiedades medicinales, que pueden llegar a ser potencialmente peligrosas (mortales) si no se atiende a una serie de advertencias y se utiliza de manera adecuada. Por su interior corre un alcaloide muy potente (la taxina). De hecho, todas las partes del árbol son tóxicas, a excepción de su fruto (desprovisto de semillas, que también resultan ser tóxicas).
Infusiones de "texu" han sido utilizadas por nuestros antepasados como remedio tradicional para las picaduras de víboras, como sedante, como abortivo para el ganado... En la actualidad se han desarrollado tratamientos anticancerígenos a base de taxol y otros productos sintetizados en base a la taxina.
La taxina es soluble en alcohol, pero no en agua, y tiene un fuerte sabor amargo. Los sanadores/druidas hacían uso de este compuesto para ayudar a los moribundos a "descansar en paz".
Leyendas ancestrales nos remiten a suicidios en masa sirviéndose de las infusiones del texu; y es que parece ser que nuestros antepasados se entregaban de tal forma a sus jefes tribales que preferían no sobrevivirles, llegando incluso a morirse con ellos. Crónicas romanas hacen referencia a suicidios colectivos para evitar la esclavización.
Nada crece a la sombra de este árbol, y sus hojas resultan ser más tóxicas secas que frescas. Es uno de "esos árboles que permanecen verdes cuando el resto de la naturaleza muere". Fascinante...





Con un soleado día de otoño se agradece su refrescante sombra. No sé si habrá sido sugestión mía; pero casi puedo sentir una extraña y reconfortante energía telúrica recorriendo mi cuerpo. Me siento en comunión con la Naturaleza...

Existe una leyenda en la Bretaña Francesa que afirma que "las raíces de los tejos llegan hasta la boca de los muertos, para absorver los secretos que no dijeron en vida y liberarlos al viento a través de sus hojas con las corrientes del aire". Esa romántica y desconcertante leyenda explicaría su presencia al lado de los cementerios. No puedo quitarme esa idea de la cabeza.
 La corteza y las raíces del Texu de Bermiego han captado mi atención por completo. Parece que sus nudos retorcidos encierran extrañas imágenes. Decido acercarme a observar con más detenimiento, acompañado por mi gran amigo "Chon". Estas son algunas de las imágenes que hemos podido recoger. Nuestra sugestión es total, imbuidos por las leyendas que circulan en torno a un árbol tan majestuoso y enigmático. Yo siempre he tenido una imaginación febril, lo confieso; pero mi acompañante se muestra más pragmático y precavido. Lo que yo quiero ver y lo que se vé no son necesariamente lo mismo; pero que cada cual saque sus conclusiones...


































¿No parecen rostros humanos?






Y... ¡La mejor de todas! ¡Este Chon es un artista! Solamente ha necesitado resaltar un poco las líneas de luces y sombras para descubrir la imagen del único y genuino SEÑOR DEL TEXU...



obra de Chon
El Señor del texu (Bermiego) by Chon

La imagen de este espíritu protector parece ofrecerse ante nosotros manso y adormilado, con el rostro de un anciano bonachón y protector. Mis raíces celtas se estremecen complacidas, maravillado ante la pericia de un artista como Pablo. Solamente alguien con una visión artística como la suya sería capaz de sacar de las sombras al auténtico y genuino "Señor del texu". Ya, ya lo sé... Es una locura. Así soy yo... es una simple cuestión de imaginación y de fe... ¿Por qué no?


Ahora voy a enseñaros un poco el pueblo. Bermiego. Es el pueblo de mi suegro. Soy privilegiado, porque puedo ir allí siempre que quiera, y disfrutar de la hospitalidad y la amabilidad de los vecinos. Es un pueblo precioso, que merece la pena descubrir y disfrutar.







Casas antiguas, tabiques de adobe y madera. Caleyas estrechas... Es como si el tiempo se hubiese detenido para ofrecernos maravillas como éstas...






Casas que se levantan "de la nada", cuadras que aguantan incólumes el paso de los años, resistiéndose con estoicismo a una modernización que las acabará destruyendo. Materiales nobles, como las personas que las habitan...








Corredores y balconeras de madera, con cebollas colgándose a secar a la espera de la cosecha de fabes que las han de acompañar. Ajos, mazorques de maíz... Me siento transportado a otros tiempos... Es otro tipo de magia, sin duda...








¿Qué me decís de una cuadra como ésta? Todavía se pueden observar las piedras de la "pila el cuchu" (aunque ahora ya no haya gente que mantenga su hogar con el ganado y con la huerta de forma artesanal)





Una buena excursión a un lugar como Bermiego merece pernoctar. Estas son algunas de las imágenes que "me regaló" el atardecer:









No voy a hacer ningún comentario...





Las imágenes hablan por sí mismas. Conozco muy pocos lugares en los que me haya sentido así de impresionado. Es el colofón perfecto a un día perfecto...




Se me había olvidado comentar que esa noche coincidía el solsticio de otoño. Puede parecer un detalle insignificante; pero eso es porque no habéis asistido a un espectáculo como la aparición de la luna entre la niebla. Sobrecogedor... Me he sentido tentado a aullar como un licántropo.



Este ha sido mi primer paseo de otoño, amig@s míos. Espero que haya sido de vuestro agrado. Si el tiempo lo permite os iré enseñando poco a poco algunos de los tesoros más significativos de mi querida tierra asturiana. Un abrazo y buen fin de semana!!!





















viernes, 12 de julio de 2013

Las Reliquias del Silencio.






Buenos días. Estas semanas he aparecido muy poco por aquí. Pido disculpas por mi aparente desidia y falta de interés; pero mi ausencia ha sido motivada por la futura presentación de mi primera novela. He decidido perder para siempre el pudor literario, y el miércoles presentaré oficialmente mi "ópera prima". Creo que lo más honrado es que la presente aquí antes que en ningún otro sitio, porque gracias a vosotros he podido ir desnudando el alma poco a poco hasta perder el miedo a las críticas. Muchas gracias a todos por visitar este humilde desván. Os presento mi proyecto personal más íntimo. Lo he titulado "Las Reliquias del Silencio". Espero que tenga buena aceptación.


Un abrazo y buen fin de semana.




A continuación os dejo el enlace a la página en la que aparece catalogado como "Novedad"

Las Reliquias del Silencio
http://elsastredeloslibros.es/novela/43-las-reliquias-del-silencio.html

domingo, 30 de junio de 2013

Hoy he decidido ponerle rostro a Balagar










Hoy he decido ponerle rostro a Balagar. Creo que después de tantos meses hablandoos de mí y de mis cosas es justo que me podáis poner rostro, porque en el avatar de mi perfil solamente se me veía un ojo.
Quiero ante todo daros las gracias a tod@s los que me visitais, porque con vuestro paso y vuestros comentarios me habéis ayudado a "salir del cascarón" y perder ese miedo que me impedía hacer públicas las cosas que escribía. Gracias. Solamente eso. Besos y abrazos (según proceda).

sábado, 15 de junio de 2013

Cap. 26 Confesiones de Malasangre (I)







CAPITULO 26

Malasangre maldijo en voz baja su mala suerte. Acababa de llamarle nada más y nada menos que Cardozo, su brutal y despiadado jefe colombiano. Una cosa era tratar con los pequeños gánsteres como Ernesto Zaldumbia y otra muy diferente enfrentarse a uno de los grandes capos como Cardozo. No había podido decirle que no; porque una negativa semejante ante un hombre como él  solo podía significar su sentencia de muerte. La suya y la de todos los suyos; empezando por su mujer María del Mar y por sus hijos. Exhaló otra calada de su porro.
Las volutas de humo envolvieron el pequeño camarote impidiéndole ver la litera de su compañera de viaje. La espesa y acre cortina de niebla casi  les ocultaba por completo  al uno del otro; pero aún así supo que ella estaba deseando lo mismo que él. Llevaban casi dos semanas escondidos en aquél viejo y decrépito buque de carga, esperando que el capitán recibiese de una vez la orden de zarpar y alejarles para siempre de ese maldito país de locos.
Lucía -que así se llamaba- volvía también a Colombia después de haber regentado un populoso bar de alterne en Sama de Langreo. Había sido llamada por sus mismos jefes porque necesitaban renovar periódicamente a las chicas que habrían de servir en sus locales; y ella era la mejor reclutando a chicas jóvenes. Bajo la atractiva promesa de triunfar en España trabajando de modelo  nunca faltaba carne fresca que ofrecer en los sucios mostradores de los puticlubs. Se mantenía elegantemente sentada con las piernas cruzadas a la espera de que su acompañante le ofreciese de nuevo una calada. Evaristo alargó la mano hacia ella sin mediar palabra, notando al momento que el cigarrillo desaparecía de entre sus dedos.
-Una mala llamada, supongo -comenzó ella, con voz melosa.
-En mi trabajo todas las llamadas son malas, Lucita…
-Cálmate, man. Volvemos a casa, Evaristo. Con los nuestros, papito; con los nuestros.
-Yo ya no me voy, Luci. Este viaje al final vas a tener que hacerlo tú solita.
-Lo siento -murmuró ella con un suave hilo de voz-. Acércate, papito. Me gusta cuando te pones serio. Siempre me han gustado los hombres como tú, callados y peligrosos. Me atraes, Malasangre. Hay algo en ti que me emputece
La chica descruzó las piernas entreabriendo un poco los muslos en una explícita y desvergonzada invitación.
Evaristo sintió de repente que la sangre le ardía. Notó una repentina tirantez a la altura de su entrepierna. Un creciente temblor comenzó a invadir su cuerpo.
-Lucía –musitó, mordiéndose el labio inferior, el delincuente.
-Acércate, Malasangre...Tengo algo para ti. Algo bien rico  y que te pondrá bien bravo.
Evaristo sabía de sobra a lo que se refería su acompañante; pero aún así se dejó conducir mansamente a su lado. Llevaban muchos días siendo conscientes de que tarde o temprano acabarían sucumbiendo a la pasión de sus miradas; a la silenciosa llamada de la  piel. Se recreó observando los almendrados ojos color avellana de su reciente compañera, deteniéndose en sus carnosos labios. Unos dientes blancos como la nieve asomaban formando una sugerente y divertida sonrisa. No hicieron falta más palabras, porque cuando la provocativa joven se estiró sobre el estrecho camastro Evaristo supo que ya no había vuelta atrás. Con un cuidado exquisito se tumbó a su lado, acariciando tiernamente un sedoso pelo dorado que estaba llamado a ser revuelto y despeinado con la pasión y el desenfreno que habría de tener lugar de un momento a otro. La chica le recibió alargando su cuello hacia él con un  placentero gemido.
-Eres tan bella –susurró, entrecortado, Evaristo.
-Ya no mames -protestó mimosa la chica-. Sóbame bien duro, que ahora nos toca raspar fiesta. Cállate y hazme tuya. Quiero sentirte, Evaristo. Quiero que me machuques. Aquí. Ahora.
Evaristo Espinosa Mendoza no necesitó más. Emitiendo un gruñido de excitación aprisionó con su huesuda mano uno de los turgentes  pechos  de la muchacha. Ella le contestó con un gemido exhalado directamente en su oído. Un gemido que provocó una auténtica oleada de excitación en su interior. De un violento manotazo liberó los dos pechos de la muchacha de su aprisionador sostén, abalanzándose sobre ellos como un náufrago a un pedazo de roca; buscando con ansiedad unos  abultados pezones que venían, sonrosados y enhiestos, al encuentro de su ávida boca. Mordisqueó durante unos segundos esos pechos, sintiendo que el cuerpo de Lucía se ponía tenso. Un lascivo gemido de satisfacción le indicó que sus atenciones eran bien recibidas. La muchacha arqueó la espalda permitiéndole que saciase su lujuria libremente  mientras se revolvía inquieta frotando sus muslos con los suyos.
El frenético baile que acababan de iniciar había ocasionado que una parte de su cuerpo cobrase vida propia, amenazando  con reventar sus pantalones. Ella misma se encargó de liberar uno a uno los botones de su bragueta  con mano experta. Evaristo aulló como un lobo solitario, dejándose llevar por el placer que la habilidosa joven imprimía con creciente rapidez a un miembro que parecía haberse vuelto loco. Tuvo que hacer un esfuerzo para separarse de ella. Lo hizo con agilidad, de un salto felino.
-Tranquila, mamita… Barájame más despacio.
-Ven, ven y machúcame,  Evaristo. Llevo mucho tiempo esperándote  ya.
Al decir esto la muchacha abrió la mano que le quedaba libre, enseñándole  unas bragas negras de encaje, que arrojó con gesto rápido a un lado del camastro. Evaristo enloqueció por completo, levantándole la  falda por encima de la cintura. Se olvidó por completo de su mujer, de  Cardozo, de Ernesto Zaldumbia y de todo lo que no fuese separar por completo aquel par de muslos morenos que se ofrecían ante él voluptuosos y lúbricos. De un certero empujón se adentró en el interior cálido y húmedo de la muchacha, sintiendo que las piernas de ella le sujetaban con firmeza. La experimentada amazona no tardó en acoplar sus movimientos a los suyos, coreando al unísono en un delirante concierto de jadeantes peticiones, chirriantes somieres y respiraciones entrecortadas. La chica no tardó en hacerse dueña de la situación, colocándose a horcajadas encima de un sorprendido Evaristo; que solamente pensaba en poder estar a la altura de su antagonista carnal. La primera bofetada de la chica le pilló desprevenido. Parecía haberse vuelto loca completamente, gritando totalmente fuera de sí:
-¡Vamos, güevón…! ¡Así, asíííí…! ¡Machúcame, cabrón; quiero que me destroces, animal…!
A partir de ese momento todo fue lamer, chupar, besar y apretar piel contra piel; y un enardecido Evaristo pugnaba por dominar  una situación en la que jugaba con desventaja. Hizo todo lo que pudo  hasta que al cabo de unos minutos una violenta sacudida le estremeció de los pies a la cabeza. Se hizo a un lado con dificultad tras emitir un gozoso gruñido, empapado en sudor y jadeante. La respiración de la muchacha también comenzó a normalizarse, pasando de un entrecortado jadeo a un sibilante y controlado soplido. Ella le miró directamente a los ojos. Fue una mirada sorprendida, cálida y cercana. Una mirada que Evaristo nunca se hubiese esperado de una mujer como ella.
-Lo has hecho bien rico, cabrón.
El halago pareció complacer al sicario, que esbozó una divertida sonrisa.
-¿Pues qué te esperabas, Lucita? Yo soy un ñero, pero tengo mucho mundo…
-No más mundo que yo, Evaristo. Pareces poquita cosa, pero estás muy fuerte. Y más dotado que la mayoría, papito… No son muchos los que consiguen hacerme sudar. Ha estado relindo.
-Píntale como quieras, Lucía –dijo el sicario, rodando hacia un lado del angosto camastro en busca de algo de beber-. Le hemos dado bien duro. Siempre se me ha dado bien la machuca. Serías una buena mujer para mi hijo mayor. Lástima  que no tengamos ese chance.
-Sí, una lástima –afirmó ella con la respiración aún entrecortada-. Ven aquí, Evaristo. Todavía no hemos acabado… ¿Es que me tienes miedo o qué?
-Miedo deberías de tenérmelo tú a mí, Lucía. Tu profesión es dar placer. Yo en cambio soy  experto en provocar miedo. Pero eso ya lo sabes, ven; acércate de nuevo a mí a ver lo que podemos hacer…
 La muchacha siguió obedientemente las indicaciones del relajado asesino, que guió su cabeza hacia más abajo de su ombligo.
Media hora más tarde Lucía descansaba sucia y sudorosa encima del camastro. A su lado yacía adormecido y agotado un Evaristo Espinosa que se encontraba como si un tren de mercancías le hubiese pasado por encima. Ella le acariciaba el rizoso y desordenado cabello de su peludo pecho, observando con curiosidad la imagen de la virgen de Chiquinquirá unida  por un grueso cordón de oro a una virgen de origen español. Una virgen que ella misma había aprendido a venerar tras un viaje de negocios a Covadonga.
-Cuéntame otra vez ese sueño –murmuró, ronroneando como una gata en celo.
-Quiuvo, mamita. No me lo ponga de pa’rriba -rezongó el adormilado Evaristo.
-¿Qué otra cosa podemos hacer, Evaristo? En este cuartucho no hay televisión ni radio y ya estamos cansados de machucar. Cuéntamelo otra vez. Será la última. De verdad…
El sicario se levantó poco a poco, recostándose sobre el codo derecho. El ruido del agua al rozar contra las paredes de acero del buque murmuró pesadamente. Debía de haberse hecho de noche, porque las sirenas del puerto habían empezado a sonar anunciando un nuevo cambio de turno. Alargó la mano hacia debajo del camastro, alcanzando con habilidad una botella de whisky barato  medio vacía. Después de un generoso trago se aclaró la voz. Lucía palmoteó excitada como una niña a la espera de la lectura de un cuento.