domingo, 25 de noviembre de 2012

Paseando por Toraño









Me gusta salir a pasear, y fundirme con la Naturaleza. Soy privilegiado y desgraciado a la vez; porque estoy tan acostumbrado a moverme en este entorno que mis ojos han perdido la capacidad de maravillarse con los pequeños detalles. Te invito a pasear unos minutos conmigo. El de hoy es un paseo corto. Es un paseo de prueba. Espero que te guste mi compañía y lo que te voy a ofrecer como anticipo:






video

sábado, 17 de noviembre de 2012

Caos







He salido a pasear, y me ha inundado la oscuridad de esta tarde de otoño. He asistido a la tristeza y la soledad de almas que ya creía curadas por completo, y a pesar de lo inhóspito del decorado he vuelto a encaminar mis pasos al callejón de los orgasmos sin abrazos. Entre pieles salvajes y confuso maquillaje me han tentado maullando cientos de lenguas, y aunque no te lo parezca se me han antojado tigres al acecho agazapados.
Camino bajo luces de neón, y mis pies descalzos resbalan en su loca huida, enredadas sus raíces con la inmundicia del asfalto. Veo rostros embozados que me llaman a gritos, pero sus extraños acentos me resultan extraños e interesados. Es el caos, el caos de nuevo que se adueña de mi orden; y mi vista consumida trabaja duro y sin descanso en busca de un mundo menos caótico y con un mínimo de seguridad. Toda mi serenidad tiembla aterida, y es que asisto con rechazo a los deshaucios de parejas calcinadas por pirómanos sádicos sin alma. Gordos buitres de rechonchas manos llevan sus gordezuelos dedos a sus panzas mientras rien al compás de sus joyas incautadas; y a nadie parece importarle nada...

La lluvia decide inundarme, y mi conciencia boquea pisoteada  y moribunda desde el charco más cercano. No he podido rescatarla a tiempo, y se ha cubierto de pellejos  y de uñas que flotaban arrancadas. He vuelto corriendo en busca de la seguridad de mi guarida, y como un animal herido he pasado mi lengua reconociendo el sabor metálico de las cadenas que nos tienen oprimidos. Ha regresado la musa de otoño, la que viaja con los huracanes y arranca con sus torpes manos la hojarasca que oculta el calendario. Ha borrado fechas y santos, dejando en su lugar una improvisada cuartilla en blanco. Hacía tiempo que no sentía este deseo de desmembrar mis pensamientos en una carnicería en lo que todo queda expuesto y desordenado. Es nuevamente el caos el que maneja mis manos dando forma y amoldando retales de gloria y verguenza a partes iguales, tratando de envolverlos en un atrayente celofán brillante.
 Con el paso de los años sé que me resultará atractivo bucear en este turbulento océano de aguas putrefactas, pero mis memorias se ahogan si no las saco a respirar de cuando en cuando, y aunque resulte arriesgado no tengo otro remedio que ofrecerlas desnudas una vez civilizadas, porque la vida salvaje sobrevive a salvo de las miradas propias, pero no de las que no les deben nada.

Me acerco a la ventana, y fugaces partículas de gases y miradas desapasionadas se estrellan contra los cristales en este anodino atardecer de lluvia y Noviembre. Tengo una visión descorcentante en la que tu cuerpo y el mío se levantan unidos, con un espeso círculo de saliva gastada encadenando tu piel a la mía. En silencio nos miramos,  y con la mirada encendida y la luz apagada exploramos nuestra piel de todas las maneras posibles, siendo capaz de sorprendernos aún con cada pequeña  imperfección ; con cada uno de los pequeños detalles que nos hacen únicos. Me recreo sazonando esa refrecante imagen, con tu sonrisa infinitamente suspendida en la punta de mi lengua ofreciendome como siempre una generosa y entregada vida en pareja. Eres a la vez suave y picante, indómita y dulce como una sutil combinación de concurso gastronómico.
 Me he pasado la mitad de mi vida dando vueltas sobre mí mismo sin apenas darme cuenta, con mi aguijón a punto de perforarme ponzoñoso; pero no ha sido un círculo de fuego el que ha amenazado eternamente mis propias contradicciones, sino una errónea e infundada certeza de que algo malo habría de sucederme. Es lo que pasa cuando te estrellas tantas veces contra la felicidad...

Cuando aparté la mirada de los cristales sucios pude verte. Estabas preciosa, empapada en medio de la calle. ¡Habías regresado! ¡Al fin de nuevo en casa! Sentí un nudo en la garganta. Mis temblorosos dedos no acertaban a oprimir el botón de rellamada. Cuando te tuve frente a mí me quedé en silencio. Estabas preciosa, con tus trencitas y tu cara recién lavada. Olías a lavanda y espliego; al rocío de una refrescante madrugada.
-Hola, Balagar...-dijiste con tu eterna timidez. Nada había cambiado. Estabas tal y como yo te recordaba.
-Hola, Esperanza. Hacía mucho que no me visitabas...

domingo, 11 de noviembre de 2012

Renovación.

 

Después de la tormenta siempre llega la calma
Desde la buhardilla de mi desván vuelvo a ver el sol lucir.


 Renovarse o morir... Hay momentos en la vida en los que es necesario echar la vista atrás y reconsiderar actitudes y aptitudes. Estas semanas me las he pasado inmerso en una especie de "pequeña crisis personal".

Los que me conoceis un poco seguro que ya os habíais dado cuenta; pero los que no me conoceis estais en inferioridad de condiciones, así que creo que es justo que os dé una explicación. No es propio de mí permanecer callado, y mucho menos aceptar las embestidas de la vida con sumisión; pero he de reconocer que siempre hay una primera vez para todo; y a mí esa primera vez  me ha pillado por sorpresa. No volverá a suceder..

Supongo que los cambios de estación siempre me han afectado, pero nunca antes me había sentido tan desganado y descontento con todo lo que me rodea. El miedo a la vida y a la muerte siempre han sido una constante en mi vida (supongo que  a todos los que ahora me esteis leyendo os sucederá algo parecido), pero me ha podido el desgaste de ver familias a mi alrededor arruinadas de la noche a la mañana, merodeadores nocturnos en lo que yo humildemente considero basura, suicidios que podrían considerarse asesinatos, deshaucios emocionales, deshaucios económicos...


No me ha quedado otro remedio que renovar mis puntos de vista, obligarme a mí mismo a no sentir empatía con todo lo que me rodea . Es por ello que mi desván se ha visto afectado por todos estos cambios. He procurado ordenarlo un poco, y darle un poco más de luz; porque ahora que se avecina el invierno quiero pasar más tiempo aquí. Espero que os resulte un poco más acogedor. Bienvenidos de nuevo.